Latinoamérica necesita mejor educación
Jueves 30 de abril de 2015 | Manuel Álvarez Trongé | El Universal | 00:00
Colaboración especial
Grupo de Diarios América

El nivel de aprendizaje de los alumnos en Latinoamérica es muy bajo. Su calidad educativa es una asignatura pendiente para su crecimiento y su lucha por la equidad. Pese a enormes esfuerzos de los países de la región, los resultados de las evaluaciones vienen indicando que la brecha con los alcanzados por los países desarrollados es muy alta. En este sentido, las pruebas más importantes del mundo que miden la calidad educativa de los adolescentes nos indican que en el año 2013 todos los países de América Latina que participan (ocho naciones representativas de más del 80% de la población de la región) se ubican entre las últimas posiciones de los sesenta y cinco sistemas que participan. Hay países que han mejorado considerablemente (Chile, Brasil, Perú) y hay otros que no lo han logrado (Argentina y Uruguay), pero en general los resultados muestran una enorme diferencia con los alumnos de las naciones de la OCDE.

¿Qué significa esto? Pues que la sociedad latinoamericana tiene un enorme desafío: achicar esa enorme distancia con el mundo desarrollado. Es simple y claro: todos nuestros alumnos son ciudadanos del mundo y tienen derecho a apropiarse de los aprendizajes suficientes y necesarios para su desarrollo que hoy no alcanzan. Se estima que los países con mejores resultados de América Latina necesitarán más de diez años para alcanzar la media de los países de la OCDE, plazo de tiempo que supera los veinte años que pueden necesitar los países de la región con peores resultados. La conclusión más dolorosa de estos indicadores es la diferencia entre quienes tienen más y quienes tienen menos. Entre los rendimientos educativos obtenidos por los hijos de unos y de otros existen diferencias de uno a tres cursos escolares entre alumnos de una misma edad, dependiendo del país que se trate. Estamos refiriéndonos a competencias instrumentales, como la comprensión lectora y las matemáticas pero debemos ser conscientes que una educación de calidad incluye también competencias cívicas y éticas, habilidades para el diálogo y el trabajo en equipo, cuidado de la propia persona y del medio ambiente, conciencia y defensa de la propia cultura y sus raíces, habilidades para la conectividad y el adecuado uso de las tecnologías. Y en esto también debemos mejorar. No es un tema sólo académico, de mejorar indicadores: lo que está en juego es la justicia y la prosperidad de nuestras naciones, su viabilidad misma.

Pues bien, este enorme desafío de mejorar la educación ha sido la causa y origen por la cual nació Reduca, la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (reduca-al.net), integrada por asociaciones y fundaciones de catorce países del continente: Argentina (Educar2050), Brasil (Todos pe la Educacao), Chile (Educación2020), Dominicana (Acción por Educación), Ecuador (Faro), El Salvador (Fepade), Honduras (Fundación por Educación E.M. Andreu), México (Mexicanos Primero), Nicaragua (Foro Educativo Eduquemos), Panamá (Unidos por la Educación), Paraguay (Juntos por la Educación) y Colombia, Guatemala y Perú (Empresarios por la Educación). Su origen se remonta a 2010. Comenzaron los contactos entre organizaciones ese año y después de mucho esfuerzo y gracias al apoyo logístico del Banco Interamericano de Desarrollo, en septiembre de 2011 se realizó un encuentro presencial en Brasilia, donde se constituyó formalmente Reduca, con el objetivo de trabajar unidos, evaluar programas y políticas públicas locales y regionales para expresar sus opiniones, proponer soluciones, difundir campañas y sumarse a acciones conjuntas. En agosto de 2012 la Red tuvo una segunda Asamblea, en la ciudad de Buenos Aires, para continuar en el año 2013 y 2014 con reuniones anuales en México y Santiago de Chile. La Unión Europea, desde el año 2013, apoya a Reduca, lo que le permitió enfrentar los desafíos con nuevas posibilidades de acción para marcar presencia en la región. Se fijó una estrategia a seguir, orientada en dos ejes: incidencia y monitoreo de políticas públicas educativas y movilización de la ciudadanía para crear conciencia y demanda por mejor educación. En esa línea la red decide priorizar tres temas: la profesión docente, la educación en la primera infancia y el abordaje de la deserción escolar.

Hace unas semanas Reduca participó en la Cumbre de las Américas en Panamá. Se presentó allí un “Llamado a la acción”. Su objetivo es despabilar a los políticos y a los ciudadanos de cada país para que el objetivo de mejorar la educación de niños y niñas de la región se transforme en una verdadera prioridad latinoamericana. Para ello cada país necesita un plan concreto, con metas, monitoreo, presupuesto, tecnología y estadistas líderes que estén a la altura del desafío. Pero eso no se conseguirá sin el reclamo y el compromiso de su sociedad. La mejor educación no modificará por sí sola la triste referencia de ser “la región más inequitativa del planeta” pero sin duda será el punto de partida y el arma de “construcción masiva” más poderosa en la lucha por la mayor igualdad.

Miembro del Consejo Gobernanza de Reduca

COMPARTIR
Añade esta web app
a tu pantalla de inicio
Ver EL UNIVERSAL.mx
en versión completa
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © EL UNIVERSAL

Latinoamérica necesita mejor educación Manuel Álvarez Trongé
1 de 1