La otra cara del SNTE
Viernes 13 de marzo de 2015 | Esteban Moctezuma Barragán | El Universal | 00:00

Desde hace años, diversos grupos se dedicaron a sembrar la idea de que el SNTE era el obstáculo para lograr una educación de calidad.

Esos grupos, principalmente económicos y mediáticos, nunca advirtieron, por ignorancia, ingenuidad o perversidad, que debilitar al SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) no se traduciría en una mejor educación, sino en el fortalecimiento de la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), que tantos conflictos y suspensión de clases ocasiona.

Hoy se llaman sorprendidos de que la reforma educativa sea obstaculizada, cuando en su momento no quisieron ver la realidad.

Tampoco reflejaron en sus diagnósticos que, desde hace décadas, tanto gobernadores como presidentes de la República encargaran la educación pública a funcionarios y funcionarias políticamente afines, pero distantes de una real experiencia educativa.

¿Qué ha pasado con el ogro llamado SNTE?

Mientras la CNTE se opone a la reforma educativa, el SNTE la facilita. Mientras la CNTE se manifiesta, obstruyendo carreteras y ocupando plazas públicas, el SNTE trabaja y ofrece a sus maestros un sistema de desarrollo nacional docente (Sinadep).

Lo que ya construyó el SNTE es una propuesta innovadora para la formación y superación de los maestros, enfocada a lograr calidad, equidad y eficiencia, precisamente para cumplir con la Ley General de Educación.

Todos los maestros mexicanos han tenido frente a sí, desde diciembre de 2012, el anuncio de que serán evaluados.

Pero desde entonces, nadie les ha presentado una propuesta de preparación y acompañamiento pedagógico para salir airosos de esa evaluación pendiente.

No lo ha hecho el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), como lo manda la ley.

Quien sí lo ha hecho, imagínese usted, es el SNTE, a través del Sinadep, que utiliza un modelo y plataforma propios de carácter formativo a los maestros.

En 2014, la matrícula de aspirantes a una plaza docente fue de 200 mil personas y participaron, formados en el Sinadep, 29 mil 368.

Lo interesante es que, de quienes se prepararon en la plataforma virtual del Sinadep, el 60% fueron calificados como idóneos de acuerdo a los parámetros e indicadores que establecieron las autoridades educativas y los otros 166 mil 500 que no tuvieron oportunidad de prepararse, por la falta de una oferta oficial adecuada, solamente el 7% calificó como idóneo.

Tan sólo con este esfuerzo para ofrecer mejor preparación a los maestros, el SNTE se convirtió por voluntad propia, en el principal coadyuvante de los objetivos de fondo de la reforma educativa.

La plataforma se ha diseñado con alianzas estratégicas con instituciones como la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Inteltech, ANUIES, la Universidad de Tel Aviv y el INAP, entre otros.

En medio del barullo político provocado por la reforma educativa y de los señalamientos que generalizan culpas a todos los maestros mexicanos, estamos descubriendo una cara del SNTE que el público no conoce y a la cual es hora de empezar a estimular y hacer justicia.

Presidente Ejecutivo de Fundación Azteca.
@EMoctezumaB
emoctezuma@tvazteca.com.mx

COMPARTIR
Añade esta web app
a tu pantalla de inicio
Ver EL UNIVERSAL.mx
en versión completa
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © EL UNIVERSAL

La otra cara del SNTE Esteban Moctezuma Barragán
1 de 1